Skip to content

El Virus Chino ha sido la excusa perfecta para abusar del poder

Jose Jauregui

Jose Jauregui

Venezolano, estudiante de Economía, creyente del liberalismo, las ideas de libertad y la Economía Austriaca. Soy responsable de mis acciones e ideas.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Año 2020, un año que podríamos definir con una palabra: locura. Apenas estando a mitad del año y ha pasado de todo entre tensiones bélicas, protestas mundiales y el virus chino, que podrían exterminar al ser humano, en conclusión, un año de caos. Pero, ¿podría ser esto una conspiración o fue solo una serie de hechos aislados que han terminado saliendo a flote este año?


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Lo que sí debemos entender es que el mundo nunca ha estado en equilibrio y que muchos de los hechos ocurridos recientemente son solo la manifestación de esos “falsos lazos de paz” entre las naciones del mundo, que han tratado de mantener hipócritamente los distintos actores mundiales.

Rememorando el desembarco de Normandía, debemos tener presente que esa misma lucha entre el bien y el mal, entre la libertad y la opresión, entre un sistema libre y uno socialista, nunca se resolvió. El problema fue en aquel momento que los actores decidieron pactar y hacernos creer que no se requería elegir un bando, nos hicieron creer que los grises o lo que hoy conocemos como sistemas mixtos eran mejores, que ambos sistemas -capitalismo y socialismo- podían convivir armónicamente, sacando lo mejor de ambos.

Todo fue una simple mentira, habrá muchas razones para creer porqué se terminó pactando de esa forma y llevar al mundo a una falsa seguridad. Nos vendieron la idea de que a partir de ese momento y con la creación de organismos -como la ONU- el mundo sería otro y no tendríamos nunca más que elegir un lado. Hoy vemos como todo esto solo fue una simple debilidad de los buenos para ceder antes los malos. Los buenos decidieron defraudar sus principios y valores morales, dejándole un espacio al mal en la mesa, al igual que entre la primera guerra mundial y la segunda, los políticos dejaron ceder al mal un espacio y este término casi aplastándolos.

Este 2020 se repite la situación, hasta el momento a menor escala. Fueron años de cederle espacios al mal por medio de esos sistemas mixtos, que lo único que lograron fue desplazar las ideas de libertad y libre mercado, hacia las ideas socialistas, totalitarias y altruistas de la izquierda mundial; y como decía la ley Gresham «la moneda mala desplaza a la buena». Esto fue lo que aplico para nuestro mundo, el socialismo no puede coexistir con el liberalismo, fundamentalmente porque ambos son diferentes y los fines que desean alcanzar, por sus medios, los hacen incompatibles. Mientras el liberalismo lo hace por el libre mercado, la división del trabajo y el conocimiento, el intercambio voluntario, los contratos contractuales, con Estados limitados y respecto a la propiedad privada y los derechos individuales; el socialismo aboga por Estados grandes y planificados, la eliminación de la propiedad privada, el uso de la fuerza para imponer sus ideas, la eliminación del libre comercio, los contratos y el intercambio voluntario. El gran propietario es el Estado y esto incluye la vida misma de quienes son gobernados.

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.


El socialismo no puede coexistir con el liberalismo, fundamentalmente porque ambos son diferentes y los fines que desean alcanzar, por sus medios, los hacen incompatibles.José Jauregui


Es por esto que la situación actual ha dado la excusa perfecta a quienes profesan ideas izquierdistas, busquen generar caos para lograr un reacomodo del mundo. Desde hace unos años para acá el mundo ha ido saliendo de la oscuridad ocasionada por esos líderes débiles que prefirieron callar y dejaron en el olvido las ideas de libertad, estas ideas han sido retomadas y han generado temor en la izquierda mundial, el avance de la tecnología, la búsqueda del conocimiento, el nivel de desarrollo y del capital humano, nos ha permitido despertar poco a poco de la burbuja en la que veníamos viviendo para darnos cuenta los graves errores que se cometieron en el pasado al dejar que el mal avanzara. Por esto podrá creer que lo que ocurre actualmente es mera coincidencia o conspiración, tómelo como quiera, lo que es cierto es que las ideas de libertad han resurgido y la izquierda a tenido que tomar acción, por eso les ha caído como anillo al dedo esta pandemia mundial, esta ha sido la excusa perfecta para tomar tiempo y rearmarse.

Esto es imposible de negar. La prueba más valiosa es como han actuado los gobiernos ante el virus chino. Los más respetuosos del libre mercado han llevado a cabos planes de acción para no perjudicar a sus ciudadanos, les han dejado en libertad, haciéndolos parte de la solución y de la responsabilidad para proteger la vida no han usado la fuerza. En cambio los gobiernos totalitarios -algunos haciéndose llamar “demócratas”- sí la han aplicado. Podemos ver como usan el monopolio de la fuerza y el poder para coartar libertades individuales, en pro del “bien común”, han paralizado la vida; repetiéndonos vez tras vez que la salud es más importante que la economía, tratando a todo aquel que busque un poco de libertad con represión, han aumentado su poder y quienes lo han advertido han sido atacados por sus aparatos mediáticos. Al final no han demostrado tener la razón acerca del grave peligro del virus.


Podemos ver como usan el monopolio de la fuerza y el poder para coartar libertades individuales, en pro del “bien común”, han paralizado la vida; repetiéndonos vez tras vez que la salud es más importante que la economía.José Jauregui


Justo lo que se necesitaban para reagruparse, han salido bajo la excusa del racismo en Estados Unidos, el uso de la fuerza de China en Hong Kong, tensiones con India y Taiwán, enfrentamientos en el Líbano, protestas mundiales que han buscado generar caos. Ha sido la excusa perfecta para retomar la falacia de que el sistema capitalista está en deterioro, que es un sistema lleno de injusticias, de privilegios, donde no se respeta al ser humano y su vida. Han buscado golpear en el corazón de un país que hace mucho se convirtió en el bastión de la libertad y que ha estado perdiendo durante años, Estados Unidos de América.

¿Necesitas hosting web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

El olvido de las ideas de libertad todavía pesa, la mayoría caen incautos antes el romanticismo de que solo bajo la izquierda habrá un mundo mejor. Los socialistas han sabido manipular a las masas a su favor, les prometen un paraíso en la tierra y parece que muchos desconocen las terribles consecuencias de gobiernos colectivistas y totalitarios como lo son y lo fueron: la Alemania Nazi, la Unión Soviética, la China comunista, la Cuba de Fidel y la Venezuela de Chávez-Maduro. Han olvidado que son ellos los que promueven las luchas de clases y raciales. Chávez contra los ricos, Hitler con los judíos, la revolución bolchevique con la burguesía y el Zarismo.

Esta lucha parece apenas empezar y donde la libertad sigue sola, ante la hipocresía y el miedo de enfrentar el colectivismo, por ejemplo de una Europa que olvidó lo que sufrió, y ahora prefiere callar ante los malos y postrarse ante estos. Nosotros, en cambio, debemos seguir apoyando a los aliados de la libertad, de la vida y la propiedad privada, hoy más que nunca  es necesario no ceder ante la izquierda y sus gobiernos. Cuestionarse todo debe ser el pan de cada día, el no callar ante la maldad y el difundir la verdad de las ideas de libertad y de la razón.

Si seguimos este camino es posible que tengamos un gran desenlace y -porqué no- un mundo mejor. Donde seamos iguales ante la ley. Donde la colaboración voluntaria sea la regla y no el resentimiento. Donde el intercambio y la división del trabajo sea lo que predomine y no la imposición y la coacción. Y, lo más importante la libertad sobre la opresión.


Esta lucha parece apenas empezar y donde la libertad sigue sola, ante la hipocresía y el miedo de enfrentar el colectivismo, por ejemplo de una Europa que olvidó lo que sufrió, y ahora prefiere callar ante los malos y postrarse ante estos.José Jauregui


 

Por: José Jauregui

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

¿Ya nos sigues en Facebook?

¡Únete a nuestro Grupo de Facebook!

Publicación Especial

"Lo que realmente importa en la vida"