Skip to content
Qué hacer cuando la sociedad está perdida

Qué hacer cuando la sociedad está perdida

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Estas son mis cuentas de Twitter @JoseMiguel_PG y @JP7___
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

En medio de tanto caos, millones de personas repiten esta expresión: «La sociedad está perdida».


 

¿Prefieres audio? Aquí esta publicación en podcast:


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

 

Lo bueno de que muchos piensen así es que al parecer, de forma natural se enciende una alarma en nosotros cuando algo se percibe como «malo» o «yendo en la dirección incorrecta». Lo malo es que la mayoría de quienes lo dicen, lo hacen con desesperanza y sin aportar ningún tipo de solución.

Empecemos por lo primero:

Pensando en una analogía para explicarlo mejor, la vida es como intentar cruzar un río: necesitamos entender dónde estamos, cómo está la corriente y a dónde queremos llegar; llamémoslo «consciencia sobre la vida».

También es clave conocernos a nosotros mismos, saber de qué somos capaces, qué nos importa, por qué queremos hacerlo y de qué disponemos para hacerlo; estos son nuestros valores y principios.

Sentimos que no encajamos, se hace más difícil conseguir personas a las que podamos considerar aliadas, amigos, compañeros de vida. Si el río está revuelto, la visión se nubla.

Hay millones de personas que, a pesar de no ver nada, de no entender nada, se aventuran. Se quejan porque nada les sale bien, porque son infelices, porque sienten que algo les falta y no saben qué. Así, deciden dejarse llevar por la corriente del momento.

Tratar de atravesar el río de la vida -con sus distintas corrientes- es imposible si no tenemos claro lo que nos importa. Sí, las personas tenemos derecho a hacerle cambios y mejoras a nuestros set de valores, pero en medio de un río revuelto es muy mala idea sentarse a hacerlo.

La corriente te golpeará y la fuerza de esta podría llevarte justo al lugar opuesto al que quieres llegar. Peor aún: podría acabar con tu vida, y no hablo de la muerte, sino de la infelicidad y el vivir la vida con mentalidad de víctima.

No es que «la sociedad está perdida», es que quien puede terminar perdido es uno mismo en medio de tanto desastre y es por eso que, lo mejor que podemos hacer es aferrarnos a nuestras creencias, valores y principios originales.

Si los demás quieren dejarse llevar por la corriente, si quieren andar por la vida como un pedazo de papel al que el viento lo lleva a cualquier lado, bien, pero nosotros debemos evitarlo

Te llamarán «conservador» en tono burlón, te acusarán de estar «chapado a la antigua» por tu supuesta «resistencia a los cambios y la modernidad»; así suena el río cuando trae piedras. ¿Qué hacer? Oídos sordos.

Vuelve al lugar donde te quieren de verdad, donde está la gente que te importa, rodéate de quienes defienden y practican la misma cultura que tú y desde ahí, prepárate de nuevo para la aventura que es la vida.

Cierro con esto:


 

Inspirado y dedicado a la catirrusia.
Gracias por la conversación.

¿Qué opinas? ¡Comenta!

Los comentarios están limitados a 500 caracteres. Pueden abrir un hilo respondiendo sus comentarios, si necesitan más espacio.

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Laredo

Excelente!!!!!! La mejor manera de que los valores familiares no dejen de existir es seguir practicandolos por el resto de nuestras vidas y enseñarlos a nuestros descendientes.

Revista tu email una vez te suscribas

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Revista tu email una vez te suscribas