Skip to content

Tener propósito de vida es ser libres

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Coméntame tu opinión en Twitter aquí @JP_7_
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

¿Cuál es tu propósito? Sí, suena filosófico, precisamente porque lo es. ¿Has pensado en esa pregunta? El propósito de tu vida.


 

¿Prefieres escuchar esta publicación? Aquí lo tienes en formato de podcast:


Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

 

Personalmente creo que la felicidad es imposible sin propósito, lo que me hace no creerle a las personas que dicen «ser felices», pero no pueden responder a esta pregunta.

Veámoslo desde el contexto social. En Twitter escribí esto, que pica y se extiende para cualquier otra nación:

No lo escribí para hacer que nos sintamos mal, sino para identificar el problema y trabajar inmediatamente en la solución. Aquellos que logran conseguir un propósito en medio de todo el desastre, son los que viven mejor y más tranquilos, lo que no quiere decir que “sean indiferentes”.

Con la identidad y el sentido de pertenencia pasa algo muy similar, pero tener propósito se lleva todo el crédito.

El sistema nos ha montado todo un show, al hacernos creer que «todos nuestros problemas se acabarían si pudiésemos salir de Maduro, acabar con los chavistas o salir del socialismo». Le ponemos tanta energía a eso que es superficial y no de fondo, que en ese afán nos hemos descuidado a nosotros mismos.

¿A qué se parece un propósito de vida? Les comparto:

Los propósitos se alejan de lo superficial porque se tratan de un plan y una convicción a largo plazo.

Andar por la vida sin uno es como estar en un barco a la deriva, en mitad del océano: las olas nos mueven a donde quieran, el viento nos empuja a cualquier lado y nosotros solo esperamos que ellos decidan nuestro destino.

Tener un propósito es agarrar las velas y apuntarlas en la dirección correcta para llegar a donde queremos llegar.

¿Por qué quieres ser libre? ¿Por qué quieres una familia? ¿Por qué quieres una casa o un negocio propio? ¿Qué quieres para tus hijos? ¿Cómo quisieras dejar el mundo una vez ya no estés aquí?

Los propósitos comienzan con un porqué y el tenerlo claro es lo que nos da rumbo.

No permitan que el sistema siga manipulando sus mentes. No permitan que los malos sigan determinando tu rumbo. No traten de cambiar las cosas que no pueden controlar, porque estarían desperdiciando energía que pueden utilizar para influir en su entorno, entre sus amigos, vecinos y la familia.

Ocúpense de tener claro el porqué de sus vidas, lo que los mueve, lo que los hace sentirse emocionados con solo pensarlo, con hacerlo y estar convencidos de que, a pesar de todo, nunca se rendirán.

Tener propósito es ser libres y la libertad es felicidad pura.

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+