Skip to content
Por Qué Los Periodistas de Izquierda Andan Intolerantes y Pandilleros cuestiona todo if revista digital revista libertaria capitalismo venezuela libertad

Por Qué Los Periodistas de Izquierda Andan Intolerantes y Pandilleros

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Sígueme en GAB @JoseMiguel7
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

¿Se han preguntado por qué los periodistas venezolanos de izquierda, influencers y opinólogos andan tan groseros, prepotentes, arrogantes, intolerantes y pandilleros?


«Érase una vez esa cosa llamada «gremio periodístico» y su monopolio comunicacional»

En Venezuela siempre ha existido un monopolio comunicacional, eso todos los sabemos. Desde «la era democrática» y hoy día en su mutación hacia el chavismo, la «información» ha sido algo reservado para los medios de comunicación más grandes y sus agentes: Los periodistas.

Pero pasó algo…

Un invento del capitalismo hizo temblar a los Medios de Comunicación tradicionales y lanzó contra el piso a los periodistas que vivían en la nube comunicacional.Ese invento fueron: Las redes sociales.

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

A «Dios», gracias.


Las redes sociales y el periodismo

Las Redes Sociales llegaron al mundo -y así pasó en Venezuela- para poner al alcance de todos, no solo la información, sino la oportunidad de convertirte en un influencer, en «tu propio periodista».

Eso no le gustó para nada al gremio del «periodismo» venezolano de izquierda.

¿Cómo era «el periodismo» en Venezuela antes de las redes? Un grupito de medios que levantaban a un grupito de periodistas, para que juntos amasaran el monopolio de la información. Lo que ellos decían era «santa palabra».





¡Eso se acabó!

Con la llegada de las Redes Sociales, los principales medios de comunicación y periodistas en Venezuela pasaron de «Dioses» a simples mortales. Ambos fueron bajados de esa nube y se volvieron alcanzables y cuestionables para la audiencia.

¡Y la audiencia no perdona!


Lee también este artículo: Cómo la Izquierda Usa Internet Para Manipular a tus Hijos, a los Jóvenes


Los medios antes de las redes sociales

Dicen que «una mentira, repetida mil veces, se hace «verdad».» Esa técnica la aplicaron los Medios y Periodistas venezolanos que mantenían el monopolio de la información en Venezuela. Ellos escribían, hablaban; la gente leía, escuchaba y ya.

¡Nadie podía opinar, siquiera! Y bueno, las Redes Sociales cambiaron eso.

Empezaron a surgir en Venezuela nuevas personas que, sin haber asistido a escuelas de periodismo, comenzaron a ser mejores y más sinceros comunicadores que este «gremio de periodistas» con su monopolio comunicacional.

¡Tiembla Tierra!

Los periodistas y medios no pudieron hacer nada y también se lanzaron a las Redes Sociales. Pero hay un detalle…

En las Redes Sociales TODOS somos iguales. La audiencia se puede comunicar con quien desee con tan solo enviar un tweet, un mensaje. Y así comenzó todo el cuento…


De la noche a la mañana

La audiencia pasó de «solo leer y escuchar», a «leer, escuchar, escribir y opinar». Fue así como la misma audiencia empezó a seguir a sus propios influencers, creó sus propios medios (blogs, revistas, canales de YouTube) y aprendió a informarse.

De la noche a la mañana, un gremio que amasaba el monopolio de la información, fue «dado de baja». Las Redes Sociales dieron a todos el mismo acceso a la información y su difusión.

¿Y qué le pasa a quien pasa de un monopolio a no tener nada? ¡Se vuelve arrogante!

Vamos a sumarle otro factor circunstancial: El chavismo nos hizo emigrar. El gremio periodístico venezolano creyó que podría pasar toda la vida «siendo imparcial» y viviendo del show de Chávez, Capriles, Maduro y ahora Guaidó.

Pero ni el tiempo ni el comunismo perdonan. Los periodistas venezolanos se creyeron «intocables» y que, indistintamente del modelo y funcionario de turno, ellos siempre serían «la eminencia comunicacional».

¿Qué les pasó? ¡Les tocó emigrar! Y suena duro, pero en otro país tienen que comenzar de cero, igual que todos.


Los periodistas de izquierda en el exilio

Algunos periodistas venezolanos emigraron por necesidad, otros simplemente lo hicieron como parte de un plan de la izquierda venezolana para tratar de controlar la matriz de opinión de los venezolanos en el exterior.

¿Han notado a periodistas fanáticos de la MUD? ¡Son agentes! Así como los funcionarios de Guaidó en el exterior fueron enviados para detener cualquier acción contundente de la Comunidad Internacional contra Maduro, lo mismo pasó con los periodistas:

Muchos de ellos no emigraron, sino que fueron puestos afuera como parte de un plan.

Reconocer a estos palangres de la izquierda venezolana es fácil:

– Trabajan en pro de la agenda MUaDeca
– Más que información, quieren dar órdenes
– Se fanantizan hacia los políticos MUD-FA
– Trabajan en medios venezolanos, cuyos recursos tienen dudosa procedencia

¿Les suena?


Lee también este artículo: “Gobierno Interino”: Una Jugada de la Inteligencia Cubana G2


La razón de su comportamiento

Pero, ¿Por qué estos palangres MUaDecos se comportan arrogantes, prepotentes, intolerantes, pandilleros y siempre a la ofensiva? ¡Porque al ser simples mortales, la gente (los venezolanos) los comenzamos a cuestionar!

Su trabajo en pro de la izquierda salió a la luz pública.

También hay otra razón: Muchos palangres MUaDecos también están pasando roncha por fuera, se sienten mal pagados, se les cayó el disfraz de Divas. Y como también tuvieron que trabajar en «cualquier cosa» para ganarse la vida, la descargan en su prepotencia.

Los periodistas venezolanos de izquierda -lamentablemente- crecieron en el sistema de «los favores políticos» y, como los artistas, creen que «su trabajo es útil e indispensable para la sociedad, por eso todos deberíamos pagarle su sueldo».

¡Quieren su parte del botín!

Y pasó lo inevitable: Nuevos medios, revistas digitales, blogs, movimientos, influencers y canales de YouTube empezaron a ganarse la confianza, el respeto, la atención y el tiempo de la audiencia.


¡Los medios tradicionales y el gremio de periodistas perdieron su monopolio!

A los periodistas venezolanos les pasa lo mismo que a los taxistas con Uber. Los taxistas odian a Uber «porque no pagan lo que ellos pagan». Bueno, los periodistas odian a los «opinadores» de redes sociales, «porque estos últimos no pasaron por la escuela de periodismo».

¡BOOM!

El sentimiento de rabia y descontento de los periodistas pro-izquierda yace en el hecho de que «ellos se esforzaron mucho, tuvieron que estudiar años periodismo, como para que un simple «guerrero del teclado» tenga más credibilidad que ellos».


¡Bienvenidos al siglo XXI!

Y así, mis panas, quiero terminar este artículo:

Ya ven ustedes que opinar, nunca callarse, cuestionar todo y hacer «Guerrilla Comunicacional» en Redes Sociales ¡Sí funciona!

No menosprecies tu poder, tengas 1, 10, 1.000 o 100.000 seguidores.

¡Tu opinión importa!

 

Por: José Miguel

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+