Skip to content

Por qué el Nacionalismo y el Patriotismo NO son lo mismo

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Coméntame tu opinión en Twitter aquí @JP_7_
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Hay una suerte de confusión en Latinoamérica entre dos filosofías de vida que suelen compararse como «iguales», pero que no lo son: el nacionalismo y el patriotismo.


 

¿Prefieres escuchar esta publicación? Aquí la tienes en formato de podcast:


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

 

Me atrevo a afirmar que esa comparación se hace a beneficio del nacionalismo, porque a los nacionalistas les conviene más que se les confunda con «patriotas», que a los verdaderos patriotas se les confunda con «nacionalistas».

Vamos a verlo con ejemplos de la vida real. En Twitter escribí:

Muchos países en Latinoamérica tienen idiosincrasia nacionalista: creen en un Estado todopoderoso, en la «protección» por parte de éste al mercado nacional. Muchos latinoamericanos se enamoran de ideas nacionalistas como «el país está primero que tus intereses individuales» y «los ciudadanos tenemos deberes y obligaciones con el país».

Los patriotas piensan muy diferente a eso. Un patriota siente una profunda conexión con su país cuando sabe que en este puede disfrutar de su vida, su libertad y su propiedad. El patriota no anda enalteciendo al Estado, ni a la figura del gobierno, como los nacionalistas; el patriota es individualista, no colectivista.

En Twitter escribí esto:

La visión nacionalista de «país» es el Estado en sí mismo. «Dentro del Estado, todo, fuera de él, nada» es una idea nacionalista que se acaricia muchísimo con la visión comunista de poner al individuo en último plano.

Si la aceptamos, la única forma de responder a la pregunta «qué es el país» es poniendo los interese del Estado por encima de los nuestros.

¿Es la misma visión del patriota? No, el patriota defiende a su tierra porque dentro de ella hacen vida su familia y su propiedad. Defender a su patria es defender sus intereses individuales.

Ya la historia nos ha probado que un Estado grande solo es posible si los derechos individuales son reducidos a su mínima expresión: ningún derecho.

Los estadounidense tienen idiosincrasia patriota, NO NACIONALISTA. Para el estadounidense, los símbolos como la bandera y el himno son un recordatorio que activan su identidad.

¿Identidad con qué? No es un secreto que Estados Unidos es uno de los muy pocos países donde se puede vivir libremente, formar una familia, crear valor, acumular riqueza y poseerla sin la amenaza de que el Estado disponga de ellas a su antojo.

En un país nacionalista, «el país» (que es el Estado) puede disponer de ti y tu propiedad cuando así lo decida el funcionario de turno.

La visión Nacionalista es: el Estado con muchas funciones. La visión patriota es que si el Estado no funciona para proteger nuestros intereses, entonces hay que defender tus intereses por encima de lo que diga el Estado.

De Twitter:

Para terminar:

No confundan al nacionalismo con el patriotismo, porque NO son lo mismo. Un patriota jamás dejará que el Estado disponga de su vida, libertad y propiedad, por «el bien común», mientras que un nacionalista se cree con el derecho de usar al Estado en contra de nuestra vida, libertad y propiedad, «por el bien de la nación» (sea lo que sea que ellos consideren nación).

El ejemplo en la vida real de patriotismo son los estadounidenses y estos tienen muy arraigado el individualismo. Pueden trabajar juntos por objetivos en común, saben trabajar en equipo y tienen la voluntad para hacerlo, siempre y cuando ese trabajo represente su interés individual de proteger su familia, su libertad y su propiedad.

Repito:

 

Hasta la próxima semana.
José Miguel

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+