Skip to content
Qué mindset requiere el emprendimiento del negocio propio

Qué «mindset» requiere el emprendimiento del negocio propio

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Coméntame tu opinión en Twitter aquí @JP_7_
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

El emprendimiento requiere un mindset.


 

Si prefieres escuchar esta publicación, aquí lo tienes en podcast


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

 

Seguramente somos muchas las personas en el mundo que soñamos con la independencia financiera, con tener un negocio propio en el que hagamos lo que nos guste y nos ganemos la vida con ello.

¿Por qué cuesta tanto lograrlo? En la era moderna, la vida está llena de muchas distracciones, de espectáculos sobre cómo debería ser lo que hacemos, de cómo deberían vernos los demás y de cómo creemos que nos vemos para otros. Esas distracciones fácilmente nos sacan de nuestro camino, nos nublan la vista sobre un supuesto futuro y en ese descuido nos olvidamos del presente, de lo que realmente deberíamos estar haciendo.

Esto pasa mucho cuando queremos montar un negocio, o como muchos dicen hoy día: cuando queremos emprender.

En Twitter escribí:

Los seres humanos usamos las historias de otros como ejemplos, sean buenos o malos. También solemos elegir a nuestros ídolos, esas personas que admiramos por lo que hacen, por lo que son y que representan una idea de hacia dónde quisiéramos ir.

Es normal y eso está bien, pasa en todos los ámbitos de nuestra vida y los negocios es uno de ellos. Por eso, cuando vemos a los emprendedores más «exitosos» y famosos de la actualidad, la vista se nos nubla y nuestra mente empieza a crear una especie de fotografía que muestra solo un instante de la historia: el éxito, el resultado.

Mentalmente comenzamos a jugar en nuestra propia contra y nuestras ideas de negocio nos empiezan a parecer pequeñas, irrelevances y hasta inútiles ante la maravilla de corporaciones como Google, Facebook, Tesla, Apple, etc.

¿Qué tal si les doy otros ejemplos de emprendedores que nos hará mantener los pies en la tierra? En Twitter escribí:

No tengo que recordarles que todas las grandes corporaciones que hoy conocemos, comenzaron pequeño. La idea de comenzar un gran emprendimiento desde el estacionamiento de nuestras casas viene -precisamente- de historias como la de Apple.

Pero para lograr la independencia financiera, unos ingresos más que modestos, una calidad de vida genial y que no nos falte nada a nosotros, ni a nuestros hijos, el emprendimiento no tiene que ser «el siguiente Apple» o «el nuevo Tesla».

Si comenzamos menospreciando cosas sencillas porque «queremos ser los nuevos genios de nuestra generación», las probabilidades de que lo logremos son muy bajas.

El secreto que guardan muchos millonarios en EE.UU. sobre cómo acumular riqueza, no tiene que ver con «ser el nuevo Microsoft o Apple». Cientos de Millonarios y Decamillonarios simplemente consiguieron un nicho en algo que más nadie quería hacer y ¡zas! Ellos lo hicieron.

Hay cosas más importantes dentro de la idea del emprendimiento a las que hay que ponerle toda nuestra energía, en lugar de distraernos con el show televisado o con lo que estamos mal acostumbrados a ver en las redes sociales.

Vamos a enfocarnos en lo que hacemos y en lo que queremos ser. Pongamos la mente en el presente y comencemos por reconocer lo que realmente importa al momento de querer nuestra independencia financiera, el porqué de lo que hacemos y lo que somos.

Personalmente, cuando elijo los ídolos o ejemplos a seguir, me interesan mucho las cualidades de personalidad.

Por ejemplo:

El emprendimiento requiere un «mindset», ese estado de la mente en el que logramos concentrarnos en lo que importa, lo que vale la pena y lo que nos permitirá alcanzar las metas y objetivos que nos proponemos.

¿Qué tal si comenzamos por ahí? ¿Qué tal si en lugar de estar pensando en el resultado o tratando de copiar el éxito de otros, nos ocupamos del nuestro?

Termino con esta propuesta y espero que les sirva para lograr lo que se propongan:

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+
Arturo Portillo - Desktop