Skip to content

¿Las drogas deberían ser legales?

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Estas son mis cuentas de Twitter @JoseMiguel_PG y @JP7___
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Tuve la oportunidad de conocer a Lyn Ulbricht, la mamá de Ross Ulbricht, el fundador de Silk Road, un sitio web al que se le conoció como «el Amazon de las drogas».


 

¿Prefieres escucharlo? Aquí lo tienes en podcast:


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

 

Yo no conocía el caso de Ross, así que me puse a leer y a escuchar podcasts al respecto. Ross nació en 1984, igual que yo, también es libertario, con principios muy firmes y opiniones muy controversiales. Fue fácil empatizar con su descripción.

Empecemos con esto:

¿Qué hizo Ross y qué tiene que ver con si las drogas deberían ser legales o no? Ross es el fundador y fue el administrador de ese «Amazon de las drogas». A través de su sitio web, en la red que se conoce como el «Dark Web», se vendieron miles de millones de dólares en droga, tan fácil como comprar cualquier cosa hoy por Amazon.

A Ross lo capturaron y sin haber cometido ningún crimen violento, en 2015 lo condenaron a la grotesca suma de 2 sentencias de vida y 40 años de prisión.

Al igual que las armas, el tema de las drogas es bien controversial, por el daño que causan en la vida de las personas. Es totalmente aceptable pensar así, pues los seres humanos queremos evitar el dolor y disfrutar más del placer.

Piensen por un momento en qué daño hace un arma o las drogas por sí solas. ¿Lo tienen? La respuesta es: ninguno. Ambas dependen totalmente de lo que las personas hagamos con ellas.

Hay una realidad: a los gobiernos les encanta crear -de la nada- problemas que «solo ellos pueden resolver». De esa manera, el gobierno justifica su existencia y nosotros creemos que lo que nos roban en impuestos «tiene sentido».

Es una relación estúpida, pero es la realidad. El mercado de las drogas mueve miles de millones de dólares todos los días y el gobierno quiere su tajada. Pero como dije hace unos minutos: el gobierno odia la competencia.

Estamos acostumbrados a renunciar a la responsabilidad sobre nuestras acciones y le pasamos esa responsabilidad al gobierno para que «nos diga cómo comportarnos». Ese ha sido el origen a la renuncia de todos nuestros derechos y ha sido la base fundamental de todos los gobiernos totalitarios.

Con las armas se pueden cometer delitos y hacer mucho daño, con las drogas también. Pero es que, para cometer un delito, un criminal usa muchos instrumentos: un teléfono celular, una cámara fotográfica, un carro, una moto, un ticket de tren o bus, binoculares, gasolina, fuego.

¿Vamos a criminalizar todo lo que un delincuente use para cometer un crimen?

El caso de Ross es ideal para explicar esto de la criminalización y penalización de las drogas, porque él esta preso es por la criminalización de estas, y fue penalizado como si hubiese lastimado a otros, cosa que no hizo.

Supongamos que Amazon vende sogas y un suicida las compra. ¿Es Jeff Bezos culpable de que el suicida se haya quitado la vida con la soga que compró en Amazon? Definitivamente no; lo mismo aplica para Ross Ulbricht.

Muy diferente es el uso de las drogas para hacer daño, como el caso de un criminal que se droga y comete crímenes bajo sus efectos, o el caso del Big Pharma que usa drogas para crear sustancias experimentales que en muchos casos perjudican la vida de millones de personas, bajo el consentimiento y manto sagrado del gobierno.

Cierro con esto:

¿Qué opinas? ¡Comenta!

Los comentarios están limitados a 500 caracteres. Pueden abrir un hilo respondiendo sus comentarios, si necesitan más espacio.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Revista tu email una vez te suscribas

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Revista tu email una vez te suscribas