Skip to content
La verdadera pandemia es el socialismo cuestiona todo if revista digital revista libertaria capitalismo venezuela libertad

La verdadera pandemia es el socialismo

Esteban Hernández

Esteban Hernández

Estudiante de Economía en la Florida International University. Coordinador del Movimiento Político Derecha Ciudadana en Estados Unidos. Coordinador Juvenil de Veppex. Presentador del Programa Contra Poder 3.0. Activista Político.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Durante los últimos meses, el tema que ha estado ocupando todos los titulares en los medios de comunicación, los mensajes de redes sociales y las conversaciones cotidianas a nivel mundial ha sido la pandemia originada en Wuhan, China.


El pánico que esta ha generado en la ciudadanía ha traído como consecuencia la escasez de productos básicos en distintas naciones debido a un aumento significativo en su demanda, y la intervención del estado en el mercado y la vida privada de los individuos. Estas medidas, aclamadas por un sector importante de la población que desesperadamente buscan protección en una institución caracterizada por el abuso de poder, les han dado a varios países la oportunidad de vivir temporalmente bajo condiciones muy similares a la que genera la pandemia más peligrosa de la historia: El Socialismo.

Para cometer la irresponsabilidad de comparar a una ideología política con una enfermedad, se debe entender, en primer lugar, que según la Real Academia Española, una pandemia es “una enfermedad que ataca a todos o la mayoría de individuos en una localidad o región y que se extiende a varios países”; y en segundo lugar, se debe tener bien claro los postulados que el socialismo defiende y los resultados que dichas propuestas han traído a nivel global sin ningún tipo de discriminación geográfica o cronológica.



La definición más simple y precisa de la ideología socialista se puede encontrar en el Manifiesto Comunista de Karl Marx y Frederic Engels, quienes justamente denominaron a la primera parte de su proyecto criminal como socialismo; el cual a su vez, fue dividido en diez puntos claves para poder alcanzar los objetivos que ambos se plantearon. A pesar de que este modelo económico y político, no está catalogado como una enfermedad, por lo tanto, no cumple con una de las características necesarias para ser denominado como pandemia, sí recoge el otro elemento, y es que la mayoría de los países (varios ya inexistentes) en algún momento de su historia, han sufrido los estragos causados por políticas y políticos que promueven el robo institucionalizado. Además, una enfermedad, según la propia RAE, puede traducirse al funcionamiento dañino de una institución; y son precisamente las instituciones dañadas las que permiten que el socialismo se implemente.

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.


«A pesar de que este modelo económico y político, no está catalogado como una enfermedad, por lo tanto, no cumple con una de las características necesarias para ser denominado como pandemia, sí recoge el otro elemento, y es que la mayoría de los países (varios ya inexistentes) en algún momento de su historia, han sufrido los estragos causados por políticas y políticos que promueven el robo institucionalizado»Esteban Hernández


Los efectos en el mediano y largo plazo de políticas que cercenan las libertades económicas, son muy similares a los causados por el virus chino. Es importante resaltar que las fallas que ha mostrado el supuesto capitalismo al momento de satisfacer las necesidades de los ciudadanos, han sido precisamente ocasionadas por el intervencionismo estatal (control de precios, aumentos de impuestos, estímulos fiscales, etc.). No es para nada sorpresivo que el nivel de urgencia que ha generado esta crisis sea aprovechado por los regímenes más totalitarios para afianzar su poderío dentro de sus fronteras; a su vez, las organizaciones internacionales han demostrado su “legitimidad” y “extrema importancia” para tratar temas de interés global como este. Solamente algunas excepciones honrosas, han decidido que el mercado sea el que tome un rol protagónico en la crisis actual.

Finalmente, es importante destacar que el socialismo es relativamente nuevo en comparación con las pandemias; sin embargo, esto no le ha sido un impedimento para causar millones de muertes directas e indirectas bajo la fachada de causas nobles. Por su parte, las enfermedades no se ocultan bajo agendas supuestamente justas. Es momento de medir por resultados, y no por intenciones, a las pandemias y a las ideologías, cualquiera de ellas que genere muertes debe provocar el rechazo mayoritario de los ciudadanos. Las enfermedades asesinan atacando a nuestro cuerpo, el socialismo asesina atacando las instituciones y nuestras libertades. 

Indudablemente, la peor pandemia de todas se llama Socialismo.

 





Por: Esteban Hernandez

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+