Skip to content
Estás leyendo iF Revista Libertaria - Cuestiona Todo

La derecha de la izquierda

Esteban Hernández

Esteban Hernández

Estudiante de Economía en la Florida International University. Coordinador del Movimiento Político Derecha Ciudadana en Estados Unidos. Coordinador Juvenil de Veppex. Presentador del Programa Contra Poder 3.0. Activista Político.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

 

Existen algunos elementos que todos los referentes, organizaciones, influencers y activistas que se oponen a la izquierda internacional le reconocen a esa ideología tan nefasta. Independientemente del nivel de preparación académica o alcance que estos puedan tener, cuando se les pregunta sobre cómo la izquierda, a pesar de tener todos los indicadores en su contra, logra obtener victorias políticas importantes alrededor del mundo, aseguran que se debe a la disposición para trabajar en conjunto y al buen marketing político que implementan.

Llama poderosamente la atención que, teniendo una percepción y un diagnóstico tan claro sobre el motivo de los éxitos de la izquierda, a estas alturas, la alternativa (conservadores, nacionalistas, libertarios, liberales) haya sido incapaz de evitar ese avance. En una guerra, el equipo que conoce la estrategia del enemigo está destinado, en la mayoría de las veces, a salir victorioso. ¿Cómo es posible que, en esta guerra entre el bien y el mal, pareciera que las victorias las sigue consiguiendo el lado que ha hecho su estrategia pública? Es muy sencillo, la derecha (para agrupar a todos los grupos mencionados anteriormente) no aplica en la práctica lo que se jacta de conocer en la teoría.

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

El trabajo en equipo parece ser un caso perdido en este lado de la acera. Bajo la premisa que somos individualistas, terminamos jugando en contra de las ideas de la libertad y abriéndole camino a las ideas de la opresión. Hay una necesidad aparente de querer sabotear cualquier proyecto o iniciativa cuyo protagonismo no gire alrededor de “mí” o de “los míos”. En vez de promover los medios, organizaciones y activistas que llevan un camino construido y que pudieran llegar con menores retrasos a la meta, los ególatras de la derecha prefieren apuntar sus armas hacia ellos con la esperanza de generar un vacío y poder rellenarlo ellos; mientras la izquierda sigue avanzando en sus agendas internacionales.


 

Bajo la premisa que somos individualistas, terminamos jugando en contra de las ideas de la libertad y abriéndole camino a las ideas de la opresión.Esteban Hernandez

El purismo ideológico es otro de los grandes obstáculos que han dificultado aún más la difusión de las ideas del bien. El querer expulsar o excluir a quienes no comparten ideología con la izquierda, pero que no están formados con la filosofía de la contraparte es un regalo que se le hace a los socialistas. Una persona que rechaza al socialismo, pero se siente a su vez, rechazada en el otro lado, naturalmente se devolverá al “mal conocido”.

Finalmente, los socialistas logran conectar con los ciudadanos al simplificar sus ideas de una manera admirable. En la derecha pareciera ser más importante sonar inteligente, brillante y estudioso, mientras dejamos de lado el norte que es la aceptación de las ideas correctas por parte de las masas. Recientemente, publiqué un mensaje en las redes sociales en el cual explicaba porqué un socialista no puede ser feliz, a lo que alguien me sugirió cambiar la palabra “feliz” por “intelectualmente honesto”, y que grave es que la mayoría de los formados con las ideas de la libertad piensen de esa manera.






 

Una persona que rechaza al socialismo, pero se siente a su vez, rechazada en el otro lado, naturalmente se devolverá al “mal conocido”.Esteban Hernandez

 

El llamado es a dejar los purismos ideológicos, a simplificar el mensaje (y no solo decirlo, sino realmente aplicarlo) y a trabajar en equipo. A los puristas se les expulsa, pues ellos terminan siendo “la derecha de la izquierda”, los que, con sus purismos, incapacidad de trabajar en equipo y poca disposición para simplificar el mensaje, le terminan construyendo un camino de éxitos a la izquierda.

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+