Skip to content
Como los gobiernos usan la guerra para controlar

Cómo los gobiernos usan la guerra para imponer controles perpetuos

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Estas son mis cuentas de Twitter @JoseMiguel_PG y @JP7___
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Mucho se dice que «la guerra ha sido parte del motor de la innovación», porque muchas de las invenciones que se han hecho para pelearlas, son posteriormente utilizadas para crear productos y servicios modernos.


 

¿Prefieres escuchar? Aquí en podcast:


Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

 

Lo mismo pasa con los controles del Estado. Muchas de las decisiones políticas, económicas e ideológicas que se toman en las guerras desde posiciones de poder, llegan para quedarse en nuestras vidas, a través de leyes, regulaciones y sanciones que aplaudimos al momento de la guerra.

En Twitter escribí:

No me considero «anti-guerra», de hecho, creo que la guerra es una condición natural del ser humano y la veo intrínseca en el derecho a la legítima defensa. Pero vamos, ¿Las guerras de hoy día se pelean para defender nuestros derechos o para restringirlos?

Veámoslo con un ejemplo: el ataque terrorista de 2001 a las Torres Gemelas en Estados Unidos. El gobierno respondió de vuelta (derecho a la legítima defensa) y se inició una guerra de 20 años.

Estados Unidos no volvió a ser atacada, pero muchas de las regulaciones que el gobierno implementó «como protección y seguridad nacional» llegaron para quedarse.

Sí, a pesar de no estar siendo atacados ya y volver a vivir en condiciones normales, viajar en avión hoy día o abrir cuentas bancarias, por mencionar solo unas, son cosas normales de la vida en sociedad, que tienen exceso de controles y regulaciones post-ataques terroristas de 2001.

Los gobiernos del mundo libre también tienen su morbo por el control absoluto, solo que sus mañas no son tan obvias como las de tiranos de la talla de Putin o Xi Jinping.

Nada más terrible que vivir bajo un régimen como el Chino, el Ruso, el Cubano y el Venezolano. Los controles sociales son implementados todos los días, porque «todos los días el país está siendo atacado por el enemigo externo», un enemigo imaginario.

Ese enemigo imaginario sirve de excusa para poner al país entero en posición de zozobra, de miedo, y cuando se vive en el miedo, no se piensa apropiadamente y hasta se aplauden cosas que nos perjudican.

Y aquí quiero entrar en el tema de las sanciones económicas en momentos de guerra, pues si bien en la guerra se vale todo y al enemigo hay que tratar de neutralizarlo y dejarlo sin recursos, ¿Se han preguntado qué pasa después?

Los controles «en el nombre de la seguridad nacional» son como la inflación: una vez que llegan, no se van. Durante la guerra, los controles son «para ganar la guerra», pero una vez se gana la guerra, los controles son «para evitarla de nuevo».

Todo ese poder concentrado en pocas manos, al que se le dio luz verde en la guerra «por nuestra seguridad», se convierte en el mazo que el Estado usa en contra de sus enemigos, y no siempre los enemigos del Estado son extranjeros, o tiranos, o terroristas. Repito: son ellos -el Estado- quienes nombran «a los malos».

Así pues, unas sanciones económicas hoy, en las que se prohíbe mover el dinero o usarlo para ciertas cosas, a grupos de personas o países enteros, mañana pueden ser regulaciones especiales para todos los ciudadanos del mundo libre, «en el nombre de la seguridad nacional».

Termino con esto:

¿Qué opinas? ¡Comenta!

Los comentarios están limitados a 500 caracteres. Pueden abrir un hilo respondiendo sus comentarios, si necesitan más espacio.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Revista tu email una vez te suscribas

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Revista tu email una vez te suscribas