Skip to content
el gobierno no es la soluciones, El gobierno es el problema

El gobierno no es la solución, el gobierno es el problema

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Coméntame tu opinión en Twitter aquí @JP_7_
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Una popular expresión asegura que «los seres humanos solo tenemos seguras en la vida dos cosas: la muerte y los impuestos». Yo agregaría una tercera: los problemas.


 

¿Prefieres escuchar este tema? Aquí lo tienes en podcast


Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

 

Una parte clave de nuestras vidas se trata sobre resolver problemas, pues todos los días nos vamos a conseguir con uno y tendremos que encontrar una solución o el problema se hará más grande.

¿Será por eso que los gobiernos se hacen cada vez más grandes? No tengo dudas, pues no nos hemos ocupado de resolver nuestro problema más grande: el gobierno.

En Twitter escribí:

La premisa sobre la que se justifica al gobierno es esa: «nos ayudarán a resolver problemas tan complejos, que solos no podríamos».

¿Quién construirá las carreteras? ¿Quién construirá las escuelas y hospitales? ¿Quién ayudará a los pobres? Si alguna vez has hecho o repetido estas preguntas, entonces has justificado -consciente o inconscientemente- la «necesidad» de tener un gobierno.

Si la premisa para que exista el gobierno son «los problemas» y su función es «resolverlos», ¿Cuándo se acabarán los problemas? Pues mientras exista el gobierno, nunca.

Para poder mantenerse en pie, el gobierno necesita problemas y que la gente crea que ellos son los únicos que pueden resolverlos. Siendo así, crear problemas o hacer los actuales más grandes es un trabajo muy lucrativo para los burócratas que dirigen a esta institución.

Pensemos en esto:

«El hambre», «el desempleo, «la seguridad», «la justicia», todas estas y muchas más han sido las etiquetas que los gobiernos han usado para crear más regulaciones y -con ellas- más y más impuestos.

Nos cobran impuestos para «resolver» problemas que son responsabilidad de cada individuo, de cada comunidad. Si nosotros resolviéramos esos problemas por nuestra cuenta, ellos simplemente crearían otros nuevos que a los mortales nos parecen «imposibles de resolver» sin su ayuda. Crearían un paquete regulaciones y sus respectivos impuestos.

El mejor ejemplo es el cambio climático.

La cantidad de dinero que manejan estas instituciones para «resolver problemas que los mortales no podemos» tienen tantos ceros, que ni sumando los ingresos promedio de la clase media mundial, lograríamos empatar ese número.

Los gobiernos han existido por siglos y los problemas que han prometido resolver siguen ahí, se hacen cada día más grandes y le siguen sumando a la lista los nuevos que se inventan.

Si le hacemos «zoom» a toda esta estafa mundial, es fácil concluir que el gobierno necesita problemas para poder justificar su robo a través de los impuestos y la inflación.

No olvidemos que el gobierno en sí no produce dinero, por eso se lo tiene que quitar a otros. Nos los quita directamente en nuestras cuentas bancarias -impuestos- o imprimiendo billetes sin valor -inflación, pero cuando estas dos formas de saqueo no les son suficientes, entonces van por el dinero de otros: los ricos.

Es mi opinión personal que si un rico ha hecho el dinero de manera honesta, se opondrá radicalmente a pagarle impuestos a quienes malgastarán el dinero que tanto trabajo y tiempo le cuesta producir.

Es por eso que:

Hay que alimentar el desprecio a esta gran estafa mundial, creo que ese es nuestro deber moral.

«El gobierno no es la solución, el gobierno es el problema» dijo Ronald Reagan y cuánta razón. Todo lo que estos burócratas se inventan tiene el único propósito de desviar el valor económico -el dinero- de las cuentas de los que lo producen -los productores y trabajadores- a las cuentas de los que no producen nada: los políticos.

El gobierno es el problema y los impuestos son un robo.
Cierro con esto:

Hasta la próxima semana.
José Miguel

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+
Arturo Portillo - Desktop