Skip to content
Diferencia economia libre e intervenida

Diferencia entre una economía libre y una intervenida

Jose Jauregui

Jose Jauregui

Venezolano, estudiante de Economía, creyente del liberalismo, las ideas de libertad y la Economía Austriaca. Soy responsable de mis acciones e ideas.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

 

Constantemente muchas personas repiten que el mercado es algo imaginario e ilusorio que no es más que un invento como la llamada mano invisible de Adam Smith. Esta es la excusa para intervenir en las economías debido a “fallas” de mercado.

Pero algo que nos pudo dejar el 2020 y comienzos del 2021 es que el mercado existe y que no es más que la interacción y cooperación entre cada individuo de este mundo, buscando satisfacer sus necesidades por medio de los más capacitados y los mejores. 

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

Los verdugos del mercado son los consumidores, personas como yo, como su vecino, cualquiera que tenga una necesidad por satisfacer será un consumidor, y serán los empresarios -aquellos con capacidad de ver esas necesidades insatisfechas- los que deberán asumir los riesgos para llenar ese vacío en cada uno de nosotros.

Muchos de los defensores de la intervención por “fallas del mercado”, nunca han logrado entender su funcionamiento, tampoco han podido entender cómo, sin un órgano central que dirija todo, pueden los individuos, cada uno por su lado, llegar a ponerse de acuerdo en que es lo que desean o necesitan. Esta es la mayor de las excusas de los que aman intervenir. 

Los empresarios satisfacen son aquellas necesidades que demandan las mayorías y donde pueden ver oportunidades de obtener un beneficio, ellos no están interesados en buscar satisfacer necesidades que no obedezcan al consumidor y sus demandas. Es bajo este desconocimiento de los intervencionistas, la razón de las llamadas “fallas de mercado”, pues son simplemente una soberbia de un grupo que mediante la imposición, quiere obligar a que se demande y se produzca un bien o servicio que ellos sí consideran importante, loable o humano. 

El 2020 y estos primero días del 2021 han demostrado el poder del mercado, el primer caso la creación de una vacuna, todos vimos que la necesidad de una vacuna por parte de una mayoría de la población como fin para terminar con el virus que golpeó al mundo, lo cual llevó a los empresarios a invertir y buscar con rapidez una vacuna que terminó produciéndose en menos de un año, logrando satisfacer a los consumidores y sus demandas. El segundo caso, lo ocurrido con ciertas redes sociales y plataformas que, al parecer, pensaron que tenían el suficiente poder para dejar de obedecer a sus consumidores y al actuar de forma contraria a los principios del mercado, se han envuelto en una caída tanto de su confianza, como de sus posiciones en el mercado, efecto que generó una nueva demanda insatisfecha la cual, está en estos momentos en proceso de satisfacerse y que seguramente veremos a grandes caer y a nuevos pequeños crecer.





Esta es la importancia del mercado y la razón por la cual no solo debe permanecer libre, sino que cada día debe dejarse en mayor libertad. Dentro de un libre mercado, donde ninguna empresa o individuo tenga privilegios o leyes que le permitan tener poder por encima de los demás, los empresarios tendrán siempre que ser aprobados o reprobados bajo las demandas de los consumidores, los cuales son despiadados y no piensan en la religión, color, ideales de quienes producen, ellos solo quieren una cosa “Que sus demandas sean cumplidas la mejor relación precio-calidad” y donde esos consumidores no son una minoría ni grupo, en un mundo globalizado y tecnológico como el actual, la demanda somos los más de 7 mil millones de individuos que vivimos en este mundo.

Somos los consumidores los que debemos decidir quién es bueno y quién no, quién genera productos de buena calidad, a buen precio, qué empresario se merece el respeto no solo por sus productos, podríamos traspasar el punto de vista económico y adentrarnos a ese mundo de los empresarios como personas que pueden generar conexión por sus formas de actuar, sus principios y sus ideas.

El único poder que tiene un empresario en un libre mercado es ganarse el respeto de las personas por lograr satisfacer sus necesidades de la mejor forma, fuera de esto no tiene más poder porque será un consumidor más.

Esta es la diferencia entre una economía de libre mercado y una intervenida. En la primera, el mercado, o sea, los individuos son los que tienen poder, en la segunda, es un grupo reducido el que tiene poder y decide sobre las mayorías.

En el mercado solo quedan los mejores, en una economía intervenida solo quedan aquellos que sepan relacionarse mejor con los que les conceden los privilegios y les otorgan poder por encima de los demás. Por medio del mercado, tendrá miles de empresas compitiendo una contra otra por ganarse la confianza de los consumidores. 


 

El único poder que tiene un empresario en un libre mercado es ganarse el respeto de las personas por lograr satisfacer sus necesidades de la mejor forma, fuera de esto no tiene más poder porque será un consumidor más.José Jauregui

 

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+