Skip to content

El problema de concentrar el poder en pocas manos

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Coméntame tu opinión en Twitter aquí @JP_7_
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Todos los que en su vida hayan experimentado la desesperanza, sea por el motivo que sea, se preguntaron «por qué me siento así» y «cómo salgo de esto».


 

¿Prefieres el formato de audio? Aquí lo tienes en podcast:


Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

 

La respuesta a la primera pregunta es: la falta de opciones. La respuesta a la segunda es: con más opciones.

Los comunistas utilizan la desesperanza para paralizar a las sociedades que quieren controlar. La forma más rápida de lograr esto es, dejando a la sociedad -masivamente- sin opciones.

Pero también en países un tanto más libres, hay un monstruo que pasa desapercibido y que conduce al mismo problema: la única opción.

Yo desarrollo un especial desprecio por todo lo que se termina convirtiendo en “la única opción”. Personas, empresas y gobiernos que llegan a concentrar tanto poder, que todos terminan pareciéndose en su comportamiento: Abuso, manipulación, autoritarismo y prepotencia.

Los seres humanos hemos estado cometiendo el error de concentrar el poder en una o pocas manos. Sea que se trate de poder político, económico, mediático o religioso, cuando las personas alimentamos estos animales devoradores, los resultados siempre son los mismos: nos comen vivos.

No importa si hablamos de una empresa, de un gobierno, de un medio de comunicación o de una figura pública, cuando uno o un grupito crece tanto, que amasa poder en sus manos difícil de controlar, nosotros pagamos el precio.

Podemos citar ejemplos de corporaciones como Amazon, Apple, Facebook, Twitter y Google: todas comenzaron con el propósito de desafiar lo establecido y una vez en la cúspide, se convirtieron ellas en lo establecido.

Todo comienza pequeño y cuando se es pequeño, uno se da el gusto de tener un propósito y te vuelves idealista. Empiezas a aumentar en tamaño y en el olvido va quedando ese propósito por el que decías luchar cuando eras pequeño.

Les ha pasado a todos. ¿Lo han notado?

Pasa con políticos, pasa con artistas, pasa con empresas y con emprendedores. Nadie se salva de la tentación de concentrar poder y terminar escupiendo autoritarismo y prepotencia.

¿Por qué seguimos creando estos monstruos?

Empresarios que innovan y se venden como los genios y diferentes de nuestra era, terminan concentrando tanto poder que lo utilizan para hacer lobby político y conseguir privilegios especiales.

Así, compran políticos, manipulan mercados con sus tweets y son prepotentes.

Hay que detener esta locura de enfiebrarse con una o un grupo de personas y concentrar el poder en sus manos.

A veces se hace queriendo castigar a otros, pero resulta que terminamos creando nuevos monstruos que también se convierten en nuestras pesadillas.

Hay que parar. No es sano. No es bueno. Deberíamos oponernos a vivir así.

Concentrar poder en una o pocas manos es la peor estupidez que podemos hacer si no tenemos un contrapeso con el cual ajustar la balanza.

Y no importa si es una persona, una empresa o un gobierno; terminan igual.





Miren, yo tengo una revista muy pequeña, esta desde donde les compartimos contenido y desde donde les envío estos correos y -como todos- quisiera hacerla tan grande como sea posible.

Cuando me la imagino, digo: ¿Y quién me va a hacer contrapeso?

Bueno, por eso vivo promoviendo trabajo en equipo de medios alternativos; para que exista ese peso.

Espero que esta reflexión les llegue, porque no vamos a tener un mundo mejor si no pensamos mejor, si no nos expresamos mejor y si no nos comportamos mejor.

Este mundo es jodidamente maravilloso para embarrarla concentrando el poder en uno o un grupito.

Se requiere contrapeso.

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+