Skip to content

Cómo limitar el poder del Estado en la nueva Venezuela

Thakar Marcano

Thakar Marcano

Estudiante de Historia en la Universidad de los Andes. Actualmente exiliado venezolano en España. Ex-Coordinador Internacional del Movimiento Libertario de Venezuela. Articulista para el Movimiento Libertario de Venezuela y colaborador en iF Revista Digital.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

¿Es el político el que debe regular el accionar del ciudadano, o al contrario, será el ciudadano quien en aras de preservar su libertad y la honradez en la gestión pública, debe ser quien regule el accionar del político?


Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

De ser así como afirma la segunda oración, ¿De qué herramientas puede valerse el ciudadano para frenar al monstruo que todo Estado tiende a ser? ¿Hay acaso manera de hacer algo desde nuestra indefensa posición? La verdad, puede que sí, pero requiere una serie de herramientas que en Venezuela nos han sido negadas.

Hace algunas semanas fue noticia la filtración por parte de la agencia Associated Press de un acuerdo que se habría dado tras bastidores de la Asamblea Nacional de Venezuela en la cual los diputados habrían acordado asignarse un salario que rondaría los 5000 dólares mensuales, con carácter retroactivo, del dinero proveniente de los doce millones de dólares que los Estados Unidos habrían tenido retenidos en cuentas congeladas del estado venezolano.

Tras la filtración de la información, el Centro de Comunicación del gobierno interino salió a tratar de hacer reparación de daños, negando cualquier posibilidad de que la información fuese verídica, y recalcando que los diputados de la Asamblea Nacional no han cobrado ningún tipo de emolumento por sus cargos desde el año 2015. Paradójicamente, a la par, tanto el diputado de Acción Democrática, Williams Dávila como el embajador del interinato en los Estados Unidos, Carlos Vechio, confirmaron la información filtrada por AP concerniente al cobro de los 5000 dólares. Indistintamente de si fuese real la información filtrada o no, ya que de momento no se ha filtrado mayor información que confirme el cobro de esta nómina por parte de los diputados, surgen varias preguntas al respecto.


En primer lugar, ¿Los diputados -o cualquier cargo público- tienen la potestad en Venezuela de asignarse el salario que crea correspondiente al ejercicio de sus funciones? En caso de “requerirlo”, ¿Estos diputados podrían asignarse nóminas de diez mil o veinte mil dólares mensuales?

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

No sería una sugerencia descabellada, considerando que de ser real la información desprendida por AP, actualmente los diputados venezolanos estarían ganando mensualmente un salario mayor que el que perciben los diputados de un país “desarrollado” como España, donde el salario mensual bruto rondaría los tres mil euros. Sumado a ello, Venezuela se posicionaría como uno de los países con mayor diferencia entre lo que percibe un trabajador en concepto de salario mínimo y lo que gana un diputado, siendo esta brecha de más de mil salarios mínimos venezolanos.


Venezuela se posicionaría como uno de los países con mayor diferencia entre lo que percibe un trabajador en concepto de salario mínimo y lo que gana un diputado, siendo esta brecha de más de mil salarios mínimos venezolanos.Thakar Marcano


Sin embargo, contrario a lo que podría pensarse de un país tan arbitrario como Venezuela, dentro del marco jurídico del chavismo, existe una ley reguladora de lo que puede percibir como retribución un cargo público. Indagando en la intrincada maraña que son las leyes venezolanos, se puede verificar la existencia de la Ley Orgánica de Emolumentos, Pensiones y Jubilaciones de los Altos Funcionarios y Altas Funcionarias del poder público, publicada en Gaceta Oficial el miércoles 12 de enero del año 2011.
Dicha ley deja bien sentado en el Capítulo II, artículo 8 que: “Se establece el monto equivalente a doce salarios mínimos como límite máximo de emolumentos mensuales de altos funcionarios, altas funcionarias del poder público y de elección popular”. Este emolumento de doce salarios mínimos aplica para diversos cargos públicos de alto nivel, entre ellos el presidente de la república, magistrados del tribunal supremo de justicia, al fiscal general y a los diputados de la asamblea nacional.

Ahora, tomemos de base el salario mínimo vigente en Venezuela. El último aumento del SM fue el pasado 1ero de Mayo, quedando este fijado en 400mil bolívares, sumando a esto otros 400mil bolívares en concepto de bonos alimenticios. Es decir, el salario mínimo venezolano equivaldría a unos 800mil bolívares, que al cambio actual a día de hoy, 6 de mayo del 2020, equivale a la astronómica cifra de 4,66 dólares. Ahora, doce veces el salario mínimo nos daría un total de 55$. Una cifra que cuanto menos dista mucho de la cifra que los diputados “presuntamente” se han adjudicado.

¿Necesitas hosting web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

“Presuntamente”, ya que más allá de lo que puedan informar los medios de comunicación, los ciudadanos no poseemos herramientas para corroborar cuánto cobran efectivamente los funcionarios públicos. De momento, en las circunstancias actuales que está atravesando Venezuela, es imposible poder acceder a mucha información que sería de utilidad para hacer contraloría a los políticos.

Sin embargo, a pesar de ello, periodistas y medios de comunicación se esfuerzan por dar a conocer la verdad de lo que acontece en Venezuela, aunque curiosamente muchos ciudadanos en vez de celebrar el trabajo de estos medios, prefieren silenciarlos, quizás para evitar oír verdades incómodas que chocan con su distorsionada forma de ver la realidad.



Una vez Venezuela logre ser libre, será más que necesaria la promulgación de una Ley de Transparencia, como bien sugirió la ONG Transparencia Venezuela. Ejemplos de modelos a los que deberíamos apuntar en esta dirección hay muchos, por ejemplo la Ley de Transparencia del Reino Unido.

En dicho país, mediante diversas webs institucionales, puedes tener acceso a todos los datos que manejan las instituciones públicas. Desde inmensos documentos donde se desglosa uno a uno todos los ingresos y los gastos de los ayuntamientos locales, pasando por los salarios, los gastos y la carrera profesional de los representantes electos hasta información útil para el día a día, como cifras actualizadas en tiempo real de la criminalidad en zonas específicas de tu ciudad, la calidad de los centros sanitarios y de educación de tu barrio y distintos datos que ayudan a construir una ciudadanía más preocupada por la buena gestión de los recursos de su nación.

El caldo de cultivo primordial para crear una sociedad que logre controlar al monstruo estatal, comienza por poder generar los canales de información desde el poder hasta la ciudadanía, a través de los cuales los investigadores y los periodistas puedan servir como un quinto poder que supervise constantemente el accionar de los políticos.

Si al contrario, estos logran actuar impunemente gracias a la opacidad de la gestión pública, estos podrán oprimir y expoliar sistemáticamente a los ciudadanos sin ningún tipo de represalia. Hemos de dar el paso, y reclamar a quienes dicen representarnos, una gestión más transparente, sobretodo por parte de aquellos que dicen estar del lado de la democracia.


El caldo de cultivo primordial para crear una sociedad que logre controlar al monstruo estatal, comienza por poder generar los canales de información desde el poder hasta la ciudadanía, a través de los cuales los investigadores y los periodistas puedan servir como un quinto poder que supervise constantemente el accionar de los políticos.Thakar Marcano


 

Por: Thakar Marcano

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

¿Ya nos sigues en Facebook?

¡Únete a nuestro Grupo de Facebook!

Publicación Especial

"Lo que realmente importa en la vida"