Skip to content
Cómo Debe Estructurarse Una Oposición Real En Venezuela cuestiona todo if revista digital revista libertaria capitalismo venezuela libertad 1

Cómo Debe Estructurarse Una Oposición Real En Venezuela

Thakar Marcano

Thakar Marcano

Estudiante de Historia en la Universidad de los Andes. Actualmente exiliado venezolano en España. Ex-Coordinador Internacional del Movimiento Libertario de Venezuela. Articulista para el Movimiento Libertario de Venezuela y colaborador en iF Revista Digital.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Las últimas semanas han venido a dar al traste con los últimos restos de una élite política corrupta, carca y mal intencionada, cuyo accionar por más de veinte años no ha hecho más que seguir apalancando a la dictadura; en primer lugar de Chávez y actualmente a la su hijo predilecto y sucesor designado desde la Habana, Nicolás Maduro. ¿Será este un punto de inflexión y marcará la oportunidad de oro para el surgimiento de nuevos liderazgos nacionales?


Las revelaciones dadas por el periodista Orlando Avendaño en el medio digital PanAm Post sobre la trama de corrupción que rodeó a los políticos involucrados en el manejo de fondos públicos en el llamado “cucutazo”, las posteriores declaraciones de un hombre probo como Humberto Calderón Berti y finalmente las tramas que sacó a la luz la investigación de varios periodistas mediante el portal Armando.Info han propiciado la caída en desgracia de la mal llamada oposición, conformada alrededor de los 4 partidos mayoritarios de la Asamblea Nacional.

Juan Guaidó ha pasado de poseer un apoyo sin igual en la historia reciente de la nación, entre los meses de enero y febrero del presente año, a tener, según cifras publicadas por la encuestadora Meganálisis, un 10% de aprobación entre los venezolanos.

Las cifras arrojadas por el mismo estudio realizado son más que reveladores. A grandes rasgos y redondeando las cifras que pueden consultar más en detalle en la web de la encuestadora, la dictadura de Nicolás Maduro, se mantiene con un 8% de aceptación a nivel nacional, no muy lejos del 10% que ostenta el presidente Juan Guaidó y la Asamblea Nacional.

La población venezolana se encuentra arrinconada en uno de los momentos más oscuros de su historia. Gobernados de facto por una dictadura sanguinaria y gobernados simbólicamente por una dirigencia presuntamente opositora sin apoyos populares, manchados por la corrupción y las promesas incumplidas. Empieza a cundir el desánimo, y un 80% aproximadamente de la ciudadanía se encuentran sin ningún tipo de liderazgo político que pueda satisfacer sus demandas y sus expectativas.

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.


La población venezolana se encuentra arrinconada en uno de los momentos más oscuros de su historia. Gobernados de facto por una dictadura sanguinaria y gobernados simbólicamente por una dirigencia presuntamente opositora sin apoyos populares, manchados por la corrupción y las promesas incumplidas.


Es allí, donde las organizaciones alternativas que han aflorado a lo largo del último lustro, van a tener una oportunidad única para poder capitalizar el descontento generalizado y poder encausar a la población opositora hacia una vía alejada del G4 y poder encaminar a la nación a una verdadera liberación. Aquellos que hacen vida en la oposición real, deben procurar generar las condiciones necesarias para captar la atención y el apoyo ciudadano.

En primer lugar, la creación de un frente común entre los diversos factores de la oposición real en Venezuela más que una idea, es una necesidad de primer nivel. Debido a la enorme desigualdad de capacidades entre los movimientos de la oposición real que sobreviven con exiguos recursos o directamente sin ellos y los partidos del establishment que manejan cifras millonarias para financiar a sus organizaciones, se presenta necesaria la confluencia de los esfuerzos de los movimientos, para poder sumar los recursos que cada organización ha ido desarrollando individualmente y poder así tener mayores posibilidades de crecimiento.

Igualmente es necesario establecer estrategias a corto, mediano y largo plazo, en consenso entre los diversos factores de esta oposición real. La única manera de poder conseguir actualmente la confianza de los venezolanos es enarbolando propuestas y soluciones factibles y reales. Concretas y directas. No se puede seguir hablando sobre la supuesta “ruta del coraje” sin mover un solo dedo dirigido a tomar acciones concretas y sobre el terreno para consolidar una verdadera ruta de escape a la dictadura. Si se sigue manejando eslóganes carentes de significado y sin estrategias de fondo, corremos el riesgo de caer en desgracia al igual que el establishment opositor.

¿Necesitas hosting web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

Entre las necesidades que afronta la creación de este frente común, está la de generar un discurso coherente, confiable y claro, donde se esboce una imagen no solo de las vías que dicho frente propondría para la liberación de Venezuela, sino donde también se deje claro el plan necesario para recuperar la economía, la sociedad y las instituciones venezolanas. La creación de un “plan país” que no arañe únicamente la superficie del problema sino que se vaya al fondo de la problemática y genere propuestas realmente liberales enfocadas en el desarrollo y la recuperación de país.

Dejar los egos individuales aparte será otra de las necesidades. Tal como lo afirmaba el analista político, Eduardo Flores en una entrevista concedida a IF Revista Digital, la dirigencia de los movimientos deberá llegar a consensos para propulsar el liderazgo de las personalidades mejor formadas y con mayores posibilidades de encabezar un frente común y que pueda desplazar a los fósiles políticos que monopolizan a día de hoy los medios de comunicación dentro de Venezuela y la opinión pública en general.

Los tiempos actuales son propicios para el surgimiento de nuevas alternativas políticas, alejadas del consenso socialdemócrata de la oposición tradicional y sobre todo ello, apartado de la corrupción que a esta empaña. Estará en la mano de los jóvenes que a día de hoy enarbolan las banderas del liberalismo y del capitalismo en Venezuela, labrar el futuro de una nación que a día de hoy parece condenada a vagar entre el exilio forzoso o vivir bajo el yugo de una dictadura socialista sin oposición.

¡Por la libertad!

 

Por: Thakar Marcano

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Un siglo en Venezuela

Desliza la imagen...

¿Ya nos sigues en Facebook?

¡Únete a nuestro Grupo de Facebook!

Publicación Especial

"Lo que realmente importa en la vida"