Skip to content

Bitcoin como propiedad para ganarle a la inflación

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Coméntame tu opinión en Twitter aquí @JP_7_
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+


 

¿Prefieres ver este artículo en video? Aquí lo tienes:


Tiempo estimado de lectura: 12 minutos

 

Cuando decidimos utilizar algo, sea lo que sea, nuestro propósito es resolver un problema.

El problema más grave que tenemos los Latinoamericanos desde décadas atrás, es la inflación. Los gobiernos tercermundistas en Latam se han lanzado a la tarea de empobrecer a los ciudadanos como mecanismo para perpetuarse en el poder. El dinero es poder y si es el Estado quien lo controla, es el Estado quien tiene el poder.

Es por eso que nos urge conseguir una solución a este problema, entre tantos que tenemos, pero no podemos abordarlos todos a la vez. Quisiéramos cambiar a los políticos, pero de eso no tenemos control. Quisiéramos cambiar las leyes, pero no tenemos control. Quisiéramos que los medios no mientan, pero no tenemos control. Los ciudadanos tenemos que comenzar por el problema que podemos controlar y resolver y qué hacer con nuestro dinero es algo que podemos decidir aquí y ahora.


 

¿#Bitcoin es una moneda o un activo?

Mi perspectiva personal es que si ves a #Bitcoin como dinero, estás hablando de una de sus características, pero no de la más importante. Bitcoin puede ser utilizado como moneda digital, para pagar por ciertas cosas, pero aún estamos muy temprano para eso.

El caso de “El Salvador” es un excelente experimento para probar el uso de Bitcoin como moneda, porque lo han convertido en moneda de curso legal, lo que puede condicionar su uso única y exclusivamente como método de pago. La razón es simple: el problema más grave que tiene El Salvador cuando de dinero se trata, es cómo facilitar el uso del dinero entre sus ciudadanos, porque 70% de ellos no tienen cuenta bancaria y el 25% de su economía depende del envío de remesas. Es por eso que El Salvador planea usarlo como moneda, aunque personalmente creo que los salvadoreños descubrirán que les resulta mejor ahorrar en Bitcoin y gastar en dólares.

Yo prefiero la perspectiva estadounidense de Bitcoin, como Michael Saylor, el CEO de MicroStrategy lo plantea: Bitcoin es propiedad en el ciberespacio, accesible a las masas.

En EEUU, el IRS considera a BTC como “activo digital”, lo que en términos impositivos lo convierte en algo más parecido a poseer una casa, un bono, acciones de una empresa o un negocio y lo aleja mucho de parecerse al efectivo. Si lo compras, no pagas impuestos por sus variaciones de precio, aunque estés ganando mucho, solo pagas si llegas a venderlo y hoy día hay que ser muy inocente para vender los bitcoins o satoshis que poseas.

Con esa categorización, el Bitcoin se aleja por mucho del dólar estadounidense, pues el dólar se usa para el menudeo, mientras que Bitcoin es una forma de ahorro si somos largoplacistas. Bitcoin nació en 2009 y desde entonces, su valor solo ha ido hacia arriba en el tiempo, nunca hacia abajo.

Una forma de verlo en el mundo físico y no en el virtual, es esta también planteada por Michael Saylor: “Poseer Bitcoin es el equivalente a poseer una manzana en Manhattan, pero el el ciberespacio. Eventualmente, sobre estos 21 millones de bloques se construirá el nuevo sistema monetario digital y si eres dueño de la tierra que lo sostiene, estarás en mejor posición que los demás. ¿Habrías comprado lotes de tierra en Manhattan en 1800 sabiendo que en 2021 tendríamos estos rascacielos y propiedades? Bueno, hoy lo puedes hacer en el ciberespacio comprando porciones de Bitcoin”.

Si el latinoamericano quiere paliar la inflación, preservar e incrementar el valor de su dinero en el tiempo, es mejor que empiece a ver las cosas como activos, como propiedad, en lugar de verlo como algo de lo que debo deshacerme rápido, antes de la siguiente devaluación.


 

Si el latinoamericano quiere paliar la inflación, preservar e incrementar el valor de su dinero en el tiempo, es mejor que empiece a ver las cosas como activos, como propiedad, en lugar de verlo como algo de lo que debo deshacerme rápido, antes de la siguiente devaluación.José Miguel

 

Copiando a las empresas

De seguro leyeron las noticias de Tesla, MicroStrategy, fondos de inversión, Square, Coinbase, entre otras, comprando BTC para incluirlos en su balance general.

Piensen en esto: si queremos salir de la pobreza, tenemos que ganarle a la inflación. ¿Quiénes son los maestros ganándole a la inflación? Los ricos, los que saben hacer dinero. ¿Vamos a salir de la pobreza y el tercermundismo repitiendo las cosas que nos ha llevado a ellas o copiando lo bueno de esos que están en mejor posición?

Los empresarios honestos saben hacer dinero, pero ¿Qué hacen? Crean valor. Lo hacen a través de empresas que solucionan problemas de la gente y el valor de una empresa se mide a través de su Balance General, el cual refleja todo lo que esta posee y lo que debe. Lo contrasta en un balance.

Para incrementar su valor, las empresas no compiten por más efectivo, ni planean tener en su balance general una cuenta de “efectivo” más gorda. Lo que las empresas quieren es tener más activos, más propiedades, porque estas preservan mejor su valor en el tiempo e incluso, ganan valor con él.

Estas empresas que mencioné le están demostrando al mundo que para ellas, Bitcoin es más valioso que poseer dólares, porque vendieron sus dólares para comprar Bitcoin, con lo cual ahora su Balance General tiene “Efectivo, tanto”, “Bitcoin, tanto”.

¿$100 pueden ser $200 en un año si los dejas en una cuenta bancaria? No, de hecho, serán $70 aproximadamente dada la inflación. Pero la cosa cambia con un activo como Bitcoin, porque $100 hoy pueden ser $200 en un año a la tasa de crecimiento abismal que ha tenido y estoy siendo humilde en el cálculo de la tasa.

¿Qué debemos hacer los Latinoamericanos?





Ver nuestros bolsillos personales como empresas. ¿En qué sentido? Las empresas quieren incrementar su valor, no su cantidad de efectivo. Desde ya, deberíamos estar agarrando nuestro dinero nacional que no vale nada -y mañana valdrá mucho menos, para colocarlo en cosas que conserven y ganen valor en el tiempo, cambiarlo por propiedad.

¿Podemos comprar oro? No es tan fácil. ¿Podemos comprar acciones en la bolsa? Al que pueda, adelante, pero el proceso es burocrático y en Latam se reserva para los conectados. ¿Tenemos suficiente dinero como para comprar propiedades inmobiliarias? Las masas no tienen esa alternativa.

La alternativa más accesible, sólida, inmediata, con más potencial, con mejor desempeño de la última década y fuera del control de nuestros gobiernos tercermundistas es Bitcoin.

La lección aquí es: pensemos en nuestro bolsillo como una empresa y no como una caja chica.


 

¿Qué debemos hacer los Latinoamericanos? Ver nuestros bolsillos personales como empresas. ¿En qué sentido? Las empresas quieren incrementar su valor, no su cantidad de efectivo.José Miguel

 

Bitcoin como reserva de valor

Otra razón para ver a Bitcoin desde el punto de vista financiero es, que se perfila como la reserva de valor del sistema financiero moderno en el ciberespacio. 

Todo sistema financiero necesita una reserva de valor. La reserva de valor más conocida ha sido el oro, hasta que los gobiernos lo confiscaron. Desde la segunda guerra mundial para acá, la reserva de valor del mundo ha sido el dólar americano, que pierde valor todos los días igual que cualquier otra moneda en manos de un gobierno.

¿Queremos seguir teniendo en nuestras manos papel moneda que pierde valor diariamente o queremos poseer porciones de la reserva de valor? ¿Queremos seguir teniendo en nuestras manos dinero del que queremos deshacernos tan rápido como sea posible o queremos poseer algo que podamos mantener en el tiempo porque nos hace financieramente más valiosos?

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

Latinoamérica necesita escoger la segunda opción, porque la primera nos ha hecho pobres por décadas, sino siglos.


 

¿Queremos seguir teniendo en nuestras manos dinero del que queremos deshacernos tan rápido como sea posible o queremos poseer algo que podamos mantener en el tiempo porque nos hace financieramente más valiosos?José Miguel

 

Bitcoin y la política

Bitcoin no solo se trata de una razón financiera, porque entonces nos condicionaría a estar solo pendientes de precio y eso es tonto. También hay una razón filosófica, vinculada a la política de principios.

Bitcoin es de código abierto, lo que significa que los usuarios pueden conocerlo y usarlo para mejorarlo. Los que han tratado de dañarlo no han podido. Bitcoin no tiene fronteras, con lo cual puedes moverte a otro planeta y llevar tus bitcoins en tu bolsillo o transferirlos a la velocidad de la luz. Bitcoin es resistente a la censura, han intentado prohibirlo y no han podido. Bitcoin preserva la privacidad, un derecho que hemos perdido con los gobiernos, bancos comerciales y con las grandes tecnológicas. Y más importante aún: Bitcoin es descentralizado, no es controlado por un grupito de personas y mucho menos por los gobiernos. Los gobiernos no pueden imprimir más bitcoins ni devaluarlos.

¿No es acaso eso lo que necesitamos los Latinoamericanos para salir de la pobreza, del tercermundismo y ganarle a la inflación?

Lo que hace tercermundistas a nuestros países no son nuestra raza, color de piel, religión, ni el clima privilegiado. Lo que nos hace tercermundistas son las políticas públicas que nuestros gobernantes adoptan, como dice el economista argentino Alberto Benegas Lynch.

Entonces, si el dinero hoy día es política pública y Bitcoin le arrebata eso a los gobiernos, ¿Qué estamos esperando para poseerlo, defenderlo e implementarlo en nuestras vidas como el mejor escape a la inflación, a la pobreza y al tercermundismo al que los gobiernos nos quieren condenar por la eternidad?

Poseamos Bitcoin por siempre y seremos libres.


 

Poseamos Bitcoin por siempre y seremos libres.José Miguel

 

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+