Skip to content
bitcoin la intervencion del estado

Bitcoin: La intervención del Estado – Parte 2/3

Jose Jauregui

Jose Jauregui

Venezolano, estudiante de Economía, creyente del liberalismo, las ideas de libertad y la Economía Austriaca. Soy responsable de mis acciones e ideas.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

En la PARTE 1/3 hablamos sobre «Bitcoin: El nacimiento del dinero«. En esta PARTE 2/3 hablaremos de la intervención del Estado en el dinero.


Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

 

Al parecer, con el oro y la plata como medios de cambios o dinero, surgió un problema y era la confianza sobre las piezas de estos metales que se utilizaban en el comercio, debido a que siempre han existido personas que quieren estafar y engañar a los demás. 

¿Necesitas un sitio web?

Recomendamos a quienes diseñaron y administran nuestra revista: MINDTEGRITY LLC.

Es por esto que, al principio, los comerciantes medían y corroboraban la pureza de dichas piezas. Con el pasar de los tiempos, fueron los Estados los que empezaron a actuar para certificar y dar confianza de las monedas que eran usadas. Esto permitía a su vez, que las personas dentro del comercio exterior confiaran en sus monedas de forma que atraían mayor comercio y con ello mayor riqueza. 

Es así como los Estados comienzan a tomarse la acuñación de las monedas. Mediante el poder que poseen y la coacción, los Estados podrían mantener la calidad y cantidad de sus monedas. El problema de la acuñación de la moneda fue que no pasó mucho tiempo, cuando los reyes o gobiernos se empezaron a dar cuenta que podían manipular dichas monedas de forma de manipular su calidad y cantidad, para obtener porciones de oro o plata que irían a sus arcas.


 

El problema de la acuñación de la moneda fue que no pasó mucho tiempo, cuando los reyes o gobiernos se empezaron a dar cuenta que podían manipular dichas monedas de forma de manipular su calidad y cantidad, para obtener porciones de oro o plata que irían a sus arcas.José Jauregui

 





Como sabemos, los gobiernos o reyes en aquel entonces, al igual que hoy, sólo podían obtener una parte importante de sus ingresos por medio de los impuestos y aunque tuviesen responsabilidades con proveer servicios para sus ciudadanos, las doctrinas vigentes de esos tiempos no funcionaban en general en el entendimiento de la cooperación y la división del conocimiento o el trabajo.

Lo más frecuente era que un país o reino, invadiera a otro para adueñarse o poseer sus riquezas, dado que se pensaba que esta era la única forma de aumentar las riquezas de una nación. Pero financiar dichas guerras eran muy costosas y los impuestos no eran suficiente para cubrir los gastos, por esto los gobiernos tenían que acudir a los bancos que eran privados y solicitar préstamos, esperando al conquistar otros Estados y pagar sus deudas. El problema era que no siempre las guerras se ganaban o sus oponentes podían resistir más de lo que se imaginaban. 

Así, muchos terminaban muy endeudados con los bancos y otros sustitutos de estos, lo que traía graves problemas para esos países. Fue as, como se les ocurrió no solo acuñar y certificar que dichas monedas eran legítimas, sino que empezaron a crear sus propios bancos, siendo así un medio para cumplir sus caprichos y comenzar entonces a crear el sistema monetario y financiero en el que hoy vivimos. 

Comenzaron a aparecer los llamados Bancos Centrales, los cuales no eran más que un monopolio del dinero circulante. Pronto, solo se permitió a estos bancos crear el dinero, perdiendo así la competitividad y la banca libre, y comenzaron a aparecer varios problemas, entre ellos la inflación.


 

Comenzaron a aparecer los llamados Bancos Centrales, los cuales no eran más que un monopolio del dinero circulante. Pronto, solo se permitió a estos bancos crear el dinero, perdiendo así la competitividad y la banca libre, y comenzaron a aparecer varios problemas, entre ellos la inflación.José Jauregui

 

Aunque es verdad que hasta el periodo entre guerras, siguió rigiendo el sistema patrón oro, el cual logró mantener estable los precios, debido que era un freno para los Bancos Centrales porque cambiarlo ponía en riesgo la confianza entre países y el comercio internacional podría traer grandes consecuencias.

Pero esto duró poco. Luego de la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos habían creado tanto dinero que ya no podían cumplir sus obligaciones con respaldo, dado que no tenían dichas cantidades de oro y fuese así como el patrón oro pasó a ser historia y comenzaron a aparecer los dos grandes problemas que hoy nos perjudican la riqueza y el ahorro, como lo son: los ciclos económicos y la inflación. No quiero decir que antes estos no existieran, pero cuando los gobiernos no tenían el monopolio total, estos fenómenos eran muy escasos y solo tenían una duración muy corta. 

Es así como hoy vemos que cada vez las crisis económicas son más frecuentes y más fuertes, que en varias oportunidades el mundo ha vivido tiempos de inflaciones de más de dos dígitos, perjudicando a todos los individuos de forma que los empobrecen y perjudican sus condiciones de vida debido a que cuando se crea más dinero del que se necesita, solo para satisfacer los caprichos o deseos de los gobiernos, es dinero cada día vale menos. Es por eso que el dólar estadounidense, a partir de la creación de la FED (Reserva Federal), ha perdido alrededor del 50% del valor que tenía para 1913. 

Venezuela puede ser un caso más reciente, donde su dinero hoy no vale nada y donde vale más si se convierte en una materia prima de transformación para crear otras mercancías. Otro caso sería Alemania en 1923 y si seguimos investigando, se darán cuenta que son muchos los ejemplos de lo perjudicial que ha sido para la paz y el mejoramiento de las condiciones individuales, que los gobiernos se hayan quedado con el monopolio del dinero.

A raíz de todo esto, muchos han sido los intentos de crear monedas independientes, pero sin ningún éxito, dado que los gobiernos -por su monopolio también de las leyes y la fuerza- impiden y generan grandes sanciones para buscar evitar que nadie se atreva a pasar por encima de los establecido y de los Estados, y en esto no importa si el Estado es socialista o capitalista, si es democrático o totalitario. 

Todos actúan de la misma forma si ven que están siendo amenazadas por alguna iniciativa independiente que ponga en riesgo su estabilidad y estatus, dando un mensaje claro: “ todo aquel que busque atentar contra el Estado será un enemigo de todos y -por lo tanto- habrá que usar toda la fuerza que sea necesaria”, sin importar si es o no causado por el orden espontáneo y sus ciudadanos en busca de dinero más sano, o que logre mantener sus riquezas estables; serán considerados “enemigos de aquellos que ellos mismos han elegido para que los gobiernen”.

¿Te gustó este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+