Skip to content

Biden crea el Ministerio de la Verdad en Estados Unidos

Jose Miguel

Jose Miguel

Antes de conquistar el poder, debemos conquistar los medios, por eso fundé esta revista y no un movimiento estudiantil. Estas son mis cuentas de Twitter @JoseMiguel_PG y @JP7___
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Quienes hemos leído el libro «1984» de George Orwell, estamos familiarizados con el «Ministerio de la Verdad», una institución de «ficción» que controlaba absolutamente todo lo que se decía en el distópico país donde se desarrolla la novela.


 

¿Prefieres audio? Aquí esta publicación en podcast:


Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

 

En países como China, Corea del Norte, Cuba y Venezuela, este tipo de ministerios son una realidad que quizás no sorprende a ninguno, pues sus gobiernos son comunistas radicales. Pero, ¿Alguien se podría imaginar que en Estados Unidos se creara uno?

Está pasando.

La tecnología puede abrirnos un mundo de posibilidades y libertades, al mismo tiempo que puede limitarlas y coartarlas todas. Por ejemplo, en los últimos años, las Grandes Tecnológicas han trabajado con el gobierno para poner en práctica formas de control a la libertad de expresión.

Lo hemos vivido millones con la censura en internet, especialmente en redes sociales. Millones de cuentas han sido suspendidas por decir lo que el sistema no quiere que digas o no le conviene que digas.

Para nadie es un secreto que Apple, Google, Amazon, Twitter y Facebook, han sido pilares del control social, usando la tecnología para lograrlo; yo he hablado de esto en otra publicación llamada «Cómo la élite usa a la propiedad privada para coartar la libertad».

Su foco ha sido algo que es nuestra culpa: la disposición que tenemos a renunciar a nuestra privacidad, a cambio de entretenimiento, ocio y -supuestamente- ser más productivos. Los dispositivos que usamos para conectarnos a internet son esa ventana a través de la cual los gobiernos ven todo lo que hacemos y decimos.

Algunos ya lo habrán olvidado, pero desde el 2020 hemos sido objeto de un experimento de control social a gran escala. Todos los países del mundo, sin excepción, han usado la tecnología para coartar las libertades de los ciudadanos de una u otra manera.

Piensen en el pasaporte sanitario, una de las herramientas más perversas de control social para limitar nuestra libertad de movimiento. Pero ese es solo la punta del iceberg, lo que podemos ver. ¿Qué tal si el Estado quiere limitar lo que vemos, leemos, pensamos y decimos?

Dentro de empresas como Facebook, Google, Twitter y Apple -por nombrar solo algunas- existen departamentos donde combinan el trabajo humano con la Inteligencia Artificial, para «revisar y comprobar» la información que se comparte en internet y decidir si «es cierta o falsa». ¿Quién lo decide? Una persona que nadie conoce y un algoritmo.

¿Cuáles son los factores que estas personas y computadoras toman en consideración? Solo ellos lo saben. En el mejor de los casos, nosotros solo vemos la burbuja de texto debajo de cada publicación en la que dice que «primero leamos lo que vamos a compartir». Pero en la mayoría de los casos, simplemente desaparecen el contenido, si así quieren.

Si bien este Ministerio de la Verdad creado durante la administración de Joe Biden alega que su foco será «la desinformación Rusa» y «la desinformación en temas migratorios», el precedente ha sido marcado: el gobierno quiere decidir «qué es verdad y qué es mentira», tomando en cuenta su propio juicio.

Nunca olvidemos a las corporaciones que han hecho esto posible, pues han sido ellas los laboratorios «privados», protegidos por el manto del Estado hasta que la tecnología ha sido comprobada y está lista para ser implementada.

Cierro con esto:

¿Qué opinas? ¡Comenta!

Los comentarios están limitados a 500 caracteres. Pueden abrir un hilo respondiendo sus comentarios, si necesitan más espacio.

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Neonline

Se dice que la mejor arma del diablo, es la de hacer creer que él no existe (y no me refiero a una entidad corpórea, si no a la maldad que representa) Y SÓLO ESO DIRÉ

Revista tu email una vez te suscribas

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Revista tu email una vez te suscribas